Wiki Terapias Naturales

Dolor de espalda: ¿Qué puede ser y cómo aliviarlo?

Cómo hacer un Masaje de espalda paso a paso

Dolor de espalda: ¿Qué puede ser y cómo aliviarlo? De origen multifactorial, es un problema que afecta a la mayoría de la población y necesita ser tratado

 

En este artículo leerás Dolor de espalda: ¿Qué puede ser y cómo aliviarlo?:

Causas del dolor de espalda
Tipos de dolor de espalda
¿Cómo aliviar el dolor de espalda?
Dolor de espalda agudo
Dolor de espalda crónico
Tratamiento del dolor de espalda

Si nunca has sentido dolor de espalda, quizás sea solo cuestión de tiempo, al fin y al cabo, 8 de cada 10 personas experimentarán este síntoma a lo largo de su vida, recuperándose la mayoría en tres meses. Así lo señalan los datos de la Organización Mundial de la Salud.

El término “dolor de espalda” es amplio y, en el lenguaje cotidiano, se refiere a la sensación de dolor o algún otro tipo de malestar en la columna e incluso en la región de las costillas. En el 90% de los casos el problema se presenta sin presencia de ninguna enfermedad.

“El dolor de espalda tiene causas multifactoriales que conducen a desequilibrios musculares y cambios degenerativos en la columna, cuyo tratamiento, en la mayoría de los casos, se basa en procedimientos conservadores y no quirúrgicos”

La buena noticia es que dependiendo de la intensidad, recurrencia, duración y características específicas de los síntomas, el tratamiento clínico puede resultar eficaz. Consulte a continuación para obtener más detalles sobre el tema.

Causas del dolor de espalda
Existen varios factores de riesgo físicos, sociales y psicológicos que pueden contribuir a la aparición del dolor de espalda. Entre las principales causas se encuentran:

Mala postura: mantenida durante largos periodos de tiempo sentado trabajando, por ejemplo;
Actividades o movimientos equivocados que pueden estar asociados con levantar pesos excesivos, doblar o torcer el cuerpo;
Obesidad o sobrepeso: el exceso de peso desequilibra la estructura corporal y fuerza la columna, provocando dolor;
Estrés: cuando es prolongado, el estrés tensa los músculos y provoca dolor de espalda;
Los desequilibrios musculares en personas sedentarias con sobrepeso, que mantienen sus actividades predominantemente sentados, son relativamente comunes.

Es importante resaltar que con el tiempo, la columna sufre un proceso de degeneración con desgaste natural afectando las estructuras ligamentosas, articulaciones facetarias y discos intervertebrales.

“El disco intervertebral, una especie de amortiguador situado entre las vértebras, sufre una deshidratación con el tiempo, seguida muchas veces de rotura, lo que puede provocar la aparición de una hernia discal”

Dolor en la mitad del pecho y la espalda.
En el pecho tenemos órganos fundamentales como el corazón y los pulmones. Por tanto, el dolor en esta región puede ser señal de problemas en alguno de estos tejidos.

Debe estar atento a otros síntomas que puedan presentarse, como náuseas, vómitos, sudor frío, mareos o desmayos. Y, en estos casos, se debe buscar ayuda médica de urgencia.

¿Cómo aliviar el dolor de espalda?
Para aliviar el dolor es importante tener en cuenta algunos criterios prácticos según su intensidad (débil, moderada o severa), duración (dolor agudo o crónico), recurrencia, respuestas obtenidas a los diferentes métodos terapéuticos utilizados previamente.

“En primer lugar, hay que investigar su causa y evitar posturas, movimientos o conductas que empeoren y persistan el dolor. Luego, tratar adecuadamente y controlar los factores de riesgo como obesidad, sedentarismo, tabaquismo, entre otros”,

Dolor de espalda agudo
Cómo es: inesperado, intenso y localizado.

Duración: hasta 12 semanas.

Cómo aliviar: reposo, analgésicos simples, relajantes musculares y antiinflamatorios por un período corto (de tres a cinco días) para resolver los síntomas.

Dolor de espalda crónico
Cómo se ve: la intensidad puede variar y extenderse en varias direcciones.

Duración: no tiene principio ni fin definidos, durando más de 12 semanas.

Cómo aliviarlo: al tratarse de una enfermedad multifactorial, su tratamiento en la mayoría de los casos solo tendrá éxito si se realiza de forma individualizada y personalizada. Por ello, la adherencia del paciente al tratamiento es fundamental, así como la participación de diferentes profesionales (fisioterapeutas, educador físico, psicólogo, terapeuta ocupacional), así como de otros especialistas en el campo médico.

Tratamiento del dolor de espalda
Como decíamos anteriormente, el dolor de espalda tiene aspectos multifactoriales y el abordaje terapéutico debe ser multidisciplinar. Por tanto, es necesaria una valoración individualizada de cada paciente.

“También es sumamente importante que el paciente siga el tratamiento recomendado, así como un seguimiento periódico, ya que se trata de una enfermedad de carácter degenerativo, es decir, que tiende a evolucionar a lo largo de la vida”.

En este sentido, algunas opciones de tratamiento son:

Fisioterapia: cuenta con diferentes técnicas y recursos para ser utilizados en diferentes casos. Los ejercicios terapéuticos específicos de fortalecimiento, ganancia de movilidad y acondicionamiento son los más utilizados.

Medicamentos: que pueden ser analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares, opioides, ansiolíticos y antidepresivos según las necesidades de cada caso.

Técnicas no invasivas: diferentes métodos que tienen como objetivo favorecer la analgesia (alivio del dolor), los estiramientos y el fortalecimiento muscular también pueden ayudar en el tratamiento clínico. Entre ellos están:

Acupuntura: Técnica china de aplicación de finas agujas en puntos específicos del cuerpo;
Osteopatía: técnica para movilizar y manipular articulaciones y tejidos que estimulan al cuerpo a curarse a sí mismo;
Shiatsu: método terapéutico que consiste en estimular el funcionamiento del cuerpo mediante masajes;
Solo Pilates: ejercicios realizados en el suelo utilizando únicamente la propia gravedad del cuerpo para aumentar la resistencia;
Pilates con equipo: mismo objetivo que el pilates en solitario, pero se puede realizar con la ayuda de otros equipos;
Entrenamiento funcional: ejercicios que preparan el cuerpo para las actividades diarias como sentarse, saltar, ponerse en cuclillas, empujar, correr, etc.;
R.P.G (Reeducación Postural Global): consiste en equilibrar la fuerza muscular, la capacidad de movimiento y mantener una buena postura.

Cirugía: En casos más graves, la cirugía puede ser una opción, aunque es una excepción. “El tratamiento con procedimientos quirúrgicos está indicado en casos de dolor lumbar persistente, asociado a algún déficit neurológico motor o sensorial importante que agrava el cuadro del paciente”.

“Sin embargo, el enfoque principal sigue siendo la educación y la sensibilización sobre buenos hábitos que prevengan el empeoramiento del dolor y eviten los factores de riesgo. Cuando el dolor se convierte en una carga es importante buscar ayuda profesional especializada”.

Deja una respuesta