Wiki Terapias Naturales

Ideas clave de la terapia Gestalt

Ideas clave de la terapia Gestalt

Ideas clave de la terapia Gestalt. Hay una serie de ideas y principios clave que entran en juego con la terapia Gestalt.

Ideas clave de la terapia Gestalt: La experiencia influye en la percepción.
En este enfoque de terapia centrada en el cliente, el terapeuta Gestalt comprende que nadie puede ser completamente objetivo. Se entiende que estamos influenciados por nuestro entorno y nuestras experiencias. El psicólogo tiene espacio para que sus clientes compartan su verdad. No se impone ningún juicio y se acepta la verdad de las experiencias de sus clientes.

 

FORMACIÓN RELACIONADA: Curso de terapia Gestalt para profesionales de la SaludWebinar Terapia Gestalt por 4,99€ Otros contenidos similares: Webinar: Abordaje psicológico de la salud emocional

 

Como los psicólogos también son humanos, es importante que los terapeutas Gestalt consideren la influencia de sus propias experiencias en lo que sucede en la sesión.

El contexto importa para Gestalt
Cuando están en sesión, los terapeutas Gestalt quieren conocer la experiencia de sus clientes. Se entiende que el contexto es importante. Los psicólogos utilizan técnicas para ayudar a los clientes a ser más conscientes de sus experiencias, percepciones y respuestas a los eventos del aquí y ahora.

Psicología deportiva. Ideas clave de la terapia Gestalt

¿Qué es la Psicología deportiva?

En lugar de centrarse específicamente en el pasado y pedir a los clientes que mencionen deliberadamente viejas experiencias, los terapeutas Gestalt operan desde el entendimiento de que, a medida que los clientes se vuelven cada vez más conscientes, superarán las barreras existentes. No existe ningún trabajo o técnica forzada, simplemente mantener un espacio para la conciencia del cliente es fundamental en este enfoque.

El presente
Una característica principal de la Gestalt es su enfoque en el presente. En la sesión, la relación con el cliente y el terapeuta es fundamental para generar confianza y seguridad. A medida que el cliente comparte una cuenta, el psicólogo lo ayudará a regresar al presente si tiene la sensación de que está pasando demasiado tiempo en el pasado o si la ansiedad lo está precipitando hacia el futuro.

Un ejemplo de técnica para mantener a un cliente en el presente podría incluir algo como preguntarle sobre la expresión facial. O pida observar el lenguaje corporal mientras el individuo procesa un evento o experiencia específica.

Permanecer en el presente puede parecer engañosamente simple. Qué difícil puede ser estar presente, ¿verdad? ¿Alguna vez te has preocupado por el trabajo mientras hacías la lista de compras? ¿Recuerdas un evento pasado mientras estás sentado con tu familia en la mesa? Si la respuesta fue sí, podrás entender lo rápido que nos alejamos del presente en una sesión de terapia.

Trabajamos muy duro para sobrevivir a experiencias dolorosas. Parte de esta técnica de supervivencia es tratar de poner fin a nuestro dolor emocional o recuerdo doloroso del evento.

En la terapia Gestalt se nos ofrece un espacio donde no tenemos que sentir dolor todo el tiempo. Esto no quiere decir que las cosas sucedan rápidamente, pero no tienen por qué ser tan dolorosas. Un terapeuta Gestalt entiende que cosas como recuerdos o eventos dolorosos llegarán a la conciencia cuando el cliente esté listo para sanar en esa área.

Conocimiento de sí mismo
Durante la sesión de terapia el sujeto podrá ser sometido a algunos ejercicios experienciales. Quizás te hayas preguntado: ¿qué tipo de ejercicio? Hablamos de actividades terapéuticas realizadas durante el proceso terapéutico. Pueden ayudar a crear conciencia y ayudar a procesar la demanda. El corazón de la terapia Gestalt es la conciencia. Como diría Frederick Salomon Perls, “la conciencia misma es la cura”.

Ideas clave de la terapia Gestalt

Ideas clave de la terapia Gestalt

En lugar de quedarse quieto y hablar, es posible que le pidan que participe activamente en actividades como juegos de roles, visualización guiada o uso de accesorios para ayudar con la comunicación y la comprensión. Participar en ejercicios lúdicos puede ser una manera maravillosa de abrirse y compartir, especialmente cuando es difícil encontrar palabras o cuando tiendes a procesar los pensamientos de una manera más visual. Los terapeutas Gestalt entienden que estos ejercicios ayudan a aumentar la conciencia.

Ejercicios Gestalt
1. Palabras y lenguaje
La atención al lenguaje y al tono es importante en la terapia Gestalt. A medida que los clientes aprenden a aceptar la responsabilidad, aprenden a utilizar un lenguaje que refleje un sentido de propiedad personal en lugar de centrarse en los demás. Por ejemplo, en lugar de decir: “¡Si él no hubiera hecho eso, no estaría tan enojado!”. Se podría alentar a un cliente a decir: «Me siento loco cuando él hace eso porque me hace sentir insignificante y eso no me gusta». El uso de declaraciones en primera persona es importante en la terapia Gestalt.

2. Silla vacía
Se trata de un ejercicio de juego de roles (término inglés que hace referencia a un pequeño teatro). Permite al cliente imaginar y participar en una conversación con otra persona u otra parte de sí mismo. Sentado frente a la silla vacía, el individuo dialoga como si hablara con la otra persona o con otra parte de sí mismo.

La silla vacía puede ser muy útil para extraer ideas, significados y otra información importante que puede ayudar a los clientes a ser más conscientes de su experiencia en información y cómo empezar a sanar.

3. Juego de roles
Otro ejemplo de juego de roles podría ser lo que se conoce como “el mejor y el menos favorecido”. En esto, se reconoce que un cliente tiene diferentes partes de sí mismo. De manera similar a la silla vacía, el cliente habla como el superior, que es el lado más exigente de su personalidad, y el desvalido, que es el lado más sumiso y obediente de su personalidad.

La clave es tomar conciencia de los conflictos internos para poder aprender mejor a integrar estas partes del yo en un todo más completo.

4. Lenguaje corporal
Durante una sesión, un terapeuta Gestalt puede notar que el cliente golpea con el pie, se retuerce las manos o hace una determinada expresión facial. Es probable que el terapeuta mencione su observación y pregunte qué le está sucediendo a la persona en ese momento. Incorporando el lenguaje, el profesional puede incluso pedirle al cliente que le dé voz a sus pies, manos o expresión facial y hable desde ese lugar.

5. Exageración
Además de expresar el lenguaje corporal, un terapeuta Gestalt puede preguntar sobre el lenguaje corporal del cliente. Si a la persona le resulta difícil encontrar palabras para explicar lo que está sucediendo, se le puede pedir que exagere este movimiento o que lo repita varias veces seguidas durante un período de tiempo durante la sesión, para extraer algo de su experiencia de lo sucedido. proceso en la oficina.

El cliente y el terapeuta tienen la oportunidad de procesar las emociones y cómo la persona puede haber aprendido a desconectar sus experiencias emocionales de sus experiencias físicas.

6. Ubicación de la emoción
Durante una sesión, es común que la gente hable de emociones. Hablar de una emoción es diferente a experimentar una emoción, que es lo que el terapeuta Gestalt quiere que el cliente haga durante las sesiones. Cuando un cliente habla de una emoción, el psicólogo puede preguntarle dónde siente esa emoción en su cuerpo.

Un ejemplo de esto podría ser “un agujero en mi estómago” o “siento una opresión en el pecho”. Ser capaz de hacer consciente la experiencia emocional en el cuerpo ayuda al cliente a permanecer presente y procesar sus emociones de manera más efectiva.

7. Artes creativas
También se pueden utilizar actividades adicionales como pintar, esculpir y dibujar para ayudar a las personas a ser conscientes, permanecer presentes y aprender a procesar el momento.

Generalmente se observa en este estilo que cualquier técnica que se pueda ofrecer al cliente, aparte de sentarse y hablar tradicional, puede ser muy útil para permitirle ser más consciente de sí mismo, de sus experiencias y de su proceso de curación.

Ideas clave de la terapia Gestalt: Cómo puede ayudar la Gestalt

Relación de colaboración
La terapia Gestalt tiene como objetivo que el cliente adquiera una mayor conciencia de su experiencia de estar en el mundo. Los terapeutas Gestalt no pretenden cambiar a sus clientes. De hecho, se anima a los clientes a centrarse en ser más conscientes de sí mismos, permanecer presentes y procesar las cosas aquí y ahora.

La relación de trabajo y colaboración entre terapeuta y cliente es poderosa para el proceso de curación en la terapia Gestalt.

Bloques móviles en la terapia Gestalt
Se sugiere que la forma en que aprendemos a sobrevivir a las experiencias, particularmente a las dolorosas, es creando bloques o sacando cosas de la conciencia para que podamos seguir adelante. Por muy eficaz que parezca, este comportamiento puede crearnos problemas a medida que nos volvemos más compartimentados y fragmentados en nuestro sentido de nosotros mismos y nuestras experiencias.

Las mismas técnicas que utilizamos para ayudarnos a convertirnos en pilares de autoconciencia y crecimiento. Aumentar la conciencia del cliente permite identificar estos bloqueos, desafiarlos adecuadamente y eliminarlos para que podamos encontrar la curación y el crecimiento personal.

Responsabilidad personal
Un objetivo fundamental de la terapia Gestalt es permitir a los clientes la oportunidad de apropiarse y aceptar sus experiencias. Al culpar a otros, perdemos nuestro sentido de control y nos convertimos en víctimas del evento o de la otra persona involucrada en el evento. La terapia Gestalt anima a los clientes a desafiar las viejas formas de cómo hemos creado significado sobre una experiencia.

Aprender a aceptar y abrazar la responsabilidad personal es un objetivo de la terapia Gestalt, ya que permite a los clientes obtener una mayor sensación de control en sus experiencias y aprender a regular mejor sus emociones e interacciones con el mundo.

Autocuidado y crecimiento
La terapia Gestalt sugiere que las personas se esfuerzan inherentemente por lograr la autorregulación y el crecimiento. Sin embargo, a veces desarrollamos técnicas para sobrevivir emocionalmente a experiencias infelices y dolorosas. Algunas de estas técnicas son útiles a corto plazo porque pueden ayudar a minimizar nuestro dolor o angustia. Sin embargo, a la larga, nos dejan en lugares más inestables emocionalmente, incapaces de expresarnos. Puede que nos resulte difícil interactuar con los demás y es difícil aprender a regularnos eficazmente y ser seres íntegros y responsables.

La terapia Gestalt cree que, a pesar de algunos contratiempos, las personas todavía estamos apegadas a un sentimiento de integridad y nos sentimos angustiadas cuando no podemos lograrlo. Nuestro sufrimiento puede parecerse a una enfermedad física, reactividad emocional, aislamiento y más.

Como sugiere Perls, tomar conciencia de nosotros mismos es curativo. Durante nuestro proceso de terapia, podemos descubrir y sanar partes de nosotros mismos que se han perdido durante algún tiempo, descubrir partes de nosotros mismos que aún no han tenido la oportunidad de prosperar y ganar un mayor sentido de nosotros mismos a lo largo del camino. A medida que trabajamos para sanar e integrar estas partes del yo, podemos convertirnos en individuos sanos y completos.

Deja una respuesta